Pedido Express
  • C/ José Antonio 38 - Boadilla del Monte
  • 91 633 12 58
  • "ABIERTO 12 HORAS" lunes a sábado de 9:30 a 21:30 ininterrumpidamente

Medida Gratuita de la Tensión Arterial

En la Farmacia Joaquín Ramos  facilitamos a nuestros clientes la toma de tensión de forma gratuita en cualquier momento con el fin de detectar posibles problemas de hipertensión o de facilitar el control de los pacientes que sufren hipertensión .

La presión o tensión arterial es la presión que ejerce la sangre sobre la pared de las arterias. Depende fundamentalmente de dos factores: el volumen o caudal de sangre que circula, y la resistencia que ofrecen las arterias a su paso.

En la Farmacia Joaquín Ramos realizamos la medida con un tensiómetro TENSOVAL DUO CONTROL, el cual combina dos técnicas de medición que permiten el control óptimo de la presión arterial: la tecnología oscilométrica con la tecnología de Korotkoff. Empieza siempre la medición de la presión arterial con el método de Korotkoff, que es la que suelen utilizar los médicos. Sólo en caso de pacientes con sonidos de pulso extremadamente leves, el aparato cambia automáticamente a la medición oscilométrica, pues este aparato es capaz de detectar irregularidades del pulso, trastornos del ritmo cardíaco así como sonidos del pulso leves.

Qué es la hipertensión arterial
La hipertensión arterial es el aumento de la presión en la sangre de forma crónica y continuada. El corazón impulsa la sangre por el cuerpo y las arterias oponen una resistencia. Fruto de esta resistencia y del flujo de sangre se produce una presión llamada presión arterial.

Cuando el corazón late, significa que se contrae y que está impulsando la sangre por todo nuestro organismo. A este movimiento de contracción se le llama sístole, y entonces la presión es máxima (presión arterial sistólica). Por el contrario, el momento en que el corazón se relaja se denomina diástole, y es cuando la presión es mínima (presión arterial diastólica).

Cuando la presión arterial supera unas cifras establecidas, hablamos de una situación de hipertensión arterial. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido que una persona es normotensa, o con una presión arterial normal, cuando su presión arterial sistólica (PAS) es inferior a 140 mmHg. De igual manera, la presión arterial diastólica (PAD) ha de ser inferior a 90 mmHg. En el caso de las personas diabéticas, el objetivo es estar por debajo de 130 mmHg (PAS) y 80 mmHg (PAD).

Las personas hipertensas muestran una tensión elevada en sus vasos sanguíneos (arterias) que es la causa de que el corazón tenga que hacer un esfuerzo extra para bombear la sangre de manera que circule por el cuerpo. Las arterias, que van sufriendo una continua presión alta, se van endureciendo, se hacen más gruesas y la sangre pasa por ellas con dificultad. Esta sobrecarga mantenida a lo largo del tiempo conduce a que se produzcan lesiones en el sistema arterial. Es entonces cuando pueden aparecer múltiples y variadas complicaciones cardiovasculares con riesgo, por ejemplo, de sufrir un infarto o una angina de pecho.

La hipertensión arterial es muy frecuente en España, donde afecta entre el 30% y el 50% de la población. En la juventud suele afectar más a los hombres que a las mujeres, pero a partir de los 40 años se dan más casos de hipertensión entre las mujeres.

Hay que tener en cuenta que las arterias también envejecen con la edad. Se vuelven más rígidas y la resistencia que oponen es mayor. Así pues, con los años la presión arterial se eleva y la hipertensión es más frecuente.

Debido a su carácter asintomático (falta de unos síntomas específicos), muchas de las personas hipertensas desconocen su situación, por lo que resulta imprescindible su diagnóstico y control.

FACTORES QUE PUEDEN FAVORECER LA HIPERTENSION ARTERIAL

  • Antecedentes familiares: se puede heredar una cierta predisposición a ser hipertenso. Así pues, las personas con padres hipertensos tienen más probabilidades de tener hipertensión que los hijos de personas normotensas.
  • Estrés: un cierto nivel de tensión es propio de la vida cotidiana, pero el hecho de mantener índices de tensión inadecuados puede favorecer la hipertensión.
  • Obesidad: se ha relacionado directamente el exceso de peso con la hipertensión. Puede ser que la obesidad por sí misma cause hipertensión o que haya un factor asociado que aumente la presión en las personas obesas.
  • Consumo elevado de sal y alcohol: se ha comprobado que el aumento en el consumo de estos productos tiene influencia sobre la presión arterial.
  • Falta de actividad física: el sedentarismo incrementa el riesgo de padecer hipertensión. Por el contrario, practicar regularmente actividad física se acompaña de una reducción de las cifras de tensión arterial.
  • Falta de sueño: recientemente se ha demostrado que las personas que duermen menos de 5 horas al día, muestran un riesgo aumentado de padecer hipertensión.
  • Dejar de fumar: reducirá sus factores de riesgo y la probabilidad de complicaciones aun cuando persista su hipertensión.

AUTOMEDIDA DE LA TENSION ARTERIAL
¿Es conveniente disponer de un aparato de tensión en el domicilio del paciente para controlar mejor el tratamiento?

A tomarse la tensión en casa se le llama autocontrol y tiene una serie de ventajas como son:
• Las presiones tomadas en el domicilio del paciente aportan al médico una valiosa información suplementaria siendo muy útil para el paciente.
• Los valores recogidos son muy fiables porque desaparece la reacción de alerta que tiene lugar cuando las cifras se determinan en la consulta médica lo que llamamos "fenómeno de la bata blanca" y es una reacción que tiende a elevar
las presiones arteriales.
• Se pueden efectuar mediciones, durante las distintas actividades a lo largo del día, lo que implica que el médico reconocerá mejor como responde usted a determinadas situaciones o estímulos y podrá ajustar mejor la medicación de forma que la tensión la tenga usted controlada en cualquier situación.
• Permite controlar de manera precisa la eficacia del tratamiento.

¿Cómo medir la presión arterial?

Las 10 reglas de oro para medir la presión arterial:

  1. Medir siempre a la misma hora. Puesto que las personas tienen aproximadamente 100.000 niveles diferentes de presión arterial cada día, las mediciones aisladas no son válidas. Únicamente las mediciones regulares a las mismas horas del día a lo largo de un periodo prolongado de tiempo permiten evaluar razonablemente la presión arterial.
  2. No consumir nicotina ni café en la hora anterior a la medición.
  3. En una posición relajada, tras un reposo de 2 a 3 minutos, efectuar la medición en posición sedente. Incluso el trabajo administrativo aumenta la presión arterial aproximadamente 6 mmHg (sistólica) y 5 mmHg (diastólica) por promedio.
  4. No medir si la persona tiene ganas de orinar. Una vejiga llena puede producir incrementar la presión arterial unos 10 mmHg.
  5. Antes de realizar la medición, leer atentamente las instrucciones de empleo. El manejo correcto de los tensiómetros asegura la calidad de la medición y ofrece resultados de medición precisos.
  6. Cuando se use un tensiómetro de muñeca, mantenga el manguito (de la muñeca) a nivel del corazón durante la medición. En el caso de un tensiómetro de brazo, el manguito está colocado automáticamente en el brazo a la altura correcta.
  7. Durante la medición no hablar ni moverse. El hablar incrementa los valores en unos 6-7 mmHg.
  8. Entre dos mediciones, dejar transcurrir al menos 1 minuto para que los vasos queden liberados de la presión para una nueva medición.
  9. Anotar los valores en el diario de la presión arterial: en su diario de la presión arterial, anote siempre los valores medidos junto con la medicación tomada y la fecha y hora.
  10. Medir periódicamente. Incluso aunque sus valores hayan mejorado, continúe tomándose la presión como medida de control.